TRABAJO PEDAGÓGICO EN ESCUELA WALDORF JACARANDA

Este documento es para aquellas familias que buscan una información más detallada sobre el trabajo que realizamos diariamente en la Escuela Waldorf Jacaranda.

GRUPO MATERNAL

Las edades comprendidas entre los 0 y los 3 años requieren una atención muy especializada, individual y personalizada, por eso, la prioridad en el día a día es observar cuáles son sus necesidades momento a momento, dentro de una rutina y unos ritmos establecidos, pero flexibles.

DE 0 A 3 AÑOS

Comienzo de la mañana:

Antes de la llegada de los niños, la maestra se prepara, deja sus problemas y preocupaciones fuera de la escuela y se concentra en comenzar una mañana nueva con sus alumnos, siendo el mejor ejemplo a seguir. También revisa que todo está limpio y preparado para el comienzo.

Hay niños que pueden empezar a llegar desde las 7:00 de la mañana, son los madrugadores. Hasta que llegan la mayoría de los alumnos, a las 9:00, los niños pueden dormir, desayunar o jugar.

La actividad:

A las 9:00 ya está la actividad de la mañana preparada, siempre será una actividad de experimentación, no guiada y no obligatoria. Esta etapa requiere mucha flexibilidad y dependerá mucho de las necesidades de los niños. Las actividades que se suelen ofrecer son de amasar para hacer pan, pintura, acuarela… Se ofrece para aquellos niños que van madurando y buscan un tipo de investigación sentados en la mesa. Sin embargo, la mayor parte del trabajo se realiza de manera transversal durante el libre movimiento y juego del niño.

Juego libre en el aula:

El juego libre en esta etapa es la actividad más presente. ¿Qué significa juego libre? Significa que el adulto no interviene en la creación del juego, no propone ni guía, simplemente media y ayuda en los conflictos que puedan surgir.

Lo que necesita el niño en estas edades es el movimiento, una de sus metas es adquirir el control de su cuerpo, por eso la maestra ofrece posibilidades continuas de movimiento como el gateo, el rodar, el arrastre, el subir y bajar… todo ello dentro de su dinámica y libertad de juego, sin guía.

Otra necesidad en estas edades es la adquisición del lenguaje, por lo que es común que de vez en cuando, la maestra cante, haga rimas, juegue puntualmente con los niños a ritmos con onomatopeyas para trabajar fonemas… pero siempre, la observación constante y profunda por parte de la maestra del momento que se está viviendo, es en base a la cual, la maestra decide qué hacer y cómo hacerlo.

Recoger:

Depende del día, de cómo esté el aula de desordenada o de lo largo o corto que será el corro de la mañana, entre las 10:00 o 10:15 comenzamos a recoger y limpiar el aula. Debemos dejarla muy brillante y preparada para compartir el corro de la mañana y el desayuno.

En esta etapa, hay niños que todavía no pueden recoger porque quizás no anden todavía, sin embargo, es una rutina que se realiza cada día con paciencia y alegría. La maestra mientras recoge, va cantando la canción de recoger, también da a los niños juguetes que saben guardar. Se intenta crear un ambiente de unión y ayuda.

Baño y transición para el corro:

Cuando terminan, la maestra hace un tren y juntos van al baño donde lavarán sus manos y aquellos que estén dejando el pañal, podrán sentarse en la taza. Es la maestra quien les ayuda a remangarse, a ponerse jabón, a secarse… se trata de una rutina de higiene y lo importante en este momento es la adquisición del hábito y de la autonomía para realizarlo solo.

El baño está en la misma aula, de modo que cuando van terminando, de las manitas hacen un pequeño corro.

Corro:

El corro no es obligatorio, los niños pueden elegir no participar, entonces pueden mirar de lejos o sentarse en su sillita de la mesa.

El corro es una composición de poemas, canciones y narraciones acompañadas de movimientos corporales. Esta composición siempre tiene relación con la época del año en la que nos encontramos para que vivencien el paso del tiempo relacionándolo con los colores, los cambios y los procesos de la naturaleza que tienen a su alrededor. Comenzamos dándolos buenos días, continúa con la historia que corresponda y finaliza con el deseo de tener un buen día.

En este momento se trabaja el lenguaje, el vocabulario, el ritmo, la motricidad fina y gruesa, la representación corporal, el canto, la memoria, la temporalización, los procesos de la naturaleza, la concentración y atención, el trabajo en grupo y la vivencia de la alegría que esconde el compartir esta composición en grupo, colaborando todos.

Desayuno:

Alrededor de las 10:30 o un poco más, después del corro, se sientan todos juntos en la mesa, la maestra ofrece agua mientras prepara el desayuno en la mesa.

El desayuno suele ser fruta, excepto miércoles y jueves o viernes. Los miércoles, cuando es posible y hay familiares voluntarios, el grupo de 3-6, va a la playa de 9:00 a 12:00 y es por eso desayunamos tortitas o galletas en la escuela como algo especial. Los jueves o viernes desayunamos el pan que miércoles o jueves (depende si hay playa o no), hemos amasado y cocido en el horno.

Buscamos que el momento del desayuno sea un momento de compartir, por lo que la fruta que cada niño trae, se coloca en un bol común y ahí se convierte en algo para todos, al igual que con las galletas y el pan.

La maestra reparte el desayuno uno por uno y deja todos los cuencos en el centro de la mesa. Una vez preparados, es cuando la maestra hace un juego de dedos y se dan las gracias a la naturaleza, a los panaderos o a los pasteleros por ese desayuno y es entonces cuando acerca el cuenco a cada uno y todos pueden empezar a desayunar.

En este momento, se trabaja la calma al masticar y comer, el conocer nuevos sabores, la autonomía en el uso de cubiertos y la higiene al comer.

Cuando van terminando, de nuevo, lavan sus manos y cara, tras lo cual, van a descansar un ratito a la zona de descanso.

Descanso:

A las 11:00 aproximadamente, el pequeño grupo se acomoda en la zona de descanso, cada uno con su cojín y su manta. No es necesario que duerman, simplemente es un momento de calma y silencio. La maestra es posible que pueda cantar, o tocar un instrumento de música como el xilófono o el arpa. Aunque si hay niños muy pequeños se centrará en que ellos duerman y los demás guarden calma.

Es un momento en el que la maestra puede, si lo ve adecuado y necesario, dar masajitos de pies y de manos con aceite de almendras.

Jardín:

Después del descanso, sobre las 11:30 aproximadamente, los niños se preparan para salir al jardín. Cuando todos están preparados se sale al jardín donde pueden jugar libremente hasta las 12:30 aproximadamente.

En este momento los niños de esta etapa observan a los más mayores, aprenden e imitan. Trabajan la motricidad gruesa como equilibrios, saltos y carreras. También tienen materiales como troncos, tablas, piñas, piedras, cuerdas, ruedas, cubos y palas con los que crear y construir lo que su imaginación les dicte.

En el jardín, el grupo de maternal suele mantenerse cerca de su maestra, observa desde lejos y su iniciativa siempre parte de una base de seguridad con la figura de apego, que en la escuela es su maestra.

Entrada y transición al cuento:

Alrededor de las 12:30 las maestras van avisando del final de la hora del jardín llamando a recoger los cubos y palas a los mayores. La maestra de maternal va llamando a los pequeños para entrar y juntos pasan para cambiar los zapatos, quitar los abrigos y cambiar a aquellos que se hayan ensuciado mucho o mojado.

Cuando todos están preparados, entran en el aula y van a lavar sus manos y caras para prepararse para el cuento.

Cuento:

El momento del cuento es muy importante en el trabajo pedagógico de modo que se trata con tal importancia.

El cuento suele tener relación con la época del año y unidad didáctica que estemos trabajando. En esta etapa, se puede contar el mismo cuento durante un mes. ¿Por qué? Porque el niño no se aburre, porque cada vez vivencia la historia desde su interior, consigue representar todas las escenas en su mente y lo vivencia como un momento más dentro de la rutina diaria. Ofrece seguridad al pequeño, le divierte escuchar y experimentar ese mundo de fantasía que el momento del cuento ofrece.

Los cuentos en este momento son sin imágenes, solo se escucha la voz de la maestra y se ven los movimientos de los personajes en caso de que haya representación. Esto es así para que puedan estar totalmente concentrados en sus propias representaciones mentales, únicas y personales.

Este momento de cuento tiene su orden, los niños están sentados en sus cojines de la alfombra previamente colocadas por ellos o la maestra (antes de salir al jardín), se canta una canción o se recita un poema para llamar a las hadas, gnomos y enanos escondidos en la escuela para que vengan a escuchar el cuento; esto lo hacemos para preparar la mente para escuchar, profundizar en la calma después de la agitación y movimiento del jardín, y estar preparados para la concentración. Entonces comienza el cuento y cuando termina, sin aplausos, sin palabras, sin preguntas, nos despedimos del cuento con alguna canción o poema.

Cuando el cuento termina, es el momento de despedir la mañana, de modo que la maestra suele tener un gesto con cada uno agradeciéndole el día de hoy. Es una manera de cerrar toda la mañana con cariño, aunque la maestra haya tenido que poner muchos límites, pero es importante que los niños vayan tranquilos a casa sabiendo que su maestra está bien con ellos y que al día siguiente les espera de nuevo como un nuevo día y nuevas oportunidades de aprender y hacerlo mejor.

Comida:

A la 13:00 aproximadamente los niños van a la mesa y se preparan para comer. Ya es un momento más distendido, la maestra ofrece agua antes de sentarse a la mesa y comienza la rutina del reparto igual que en el desayuno.

La maestra y la ayudante cocinera ayudan a aquellos que todavía no saben comer solos con calma y paciencia.

Es muy importante en nuestro proyecto pedagógico que los alumnos tengan conciencia de la procedencia de los alimentos, que valoren a las personas que cocinan para nosotros y que aprendan a comer de todo, guste o no guste, de una manera natural y flexible.

Recogida y a casa:

A medida que los niños van terminando, van a lavar sus manos y cara, tras lo cual, pueden ir a jugar mientras van llegando a recogerles.

Finalmente van llegando las familias a recoger a los niños, es importante que lleguen con la conciencia de que van a recoger a sus hijos, no a hablar con la maestra. En el momento de la recogida, los niños están deseando de ser recibidos por sus padres, no es el momento de hablar con la maestra, mucho menos hablar del niño delante de él. Por eso se pide a las familias que respeten este momento sabiendo que todo se puede tratar por teléfono si es algo del día que ha ocurrido, por email y en las tutorías para que la comunicación sea cercana y continua, pero al tiempo que es respetuosa para los niños.

Siesta y actividad libre:

A las 14:00 ya las familias están llegando a recoger a los niños, de modo que una de las maestras, va con los niños que se quedan por la tarde a la zona de descanso. No es obligatorio dormir, pero sí estar en silencio, tumbados y tranquilos al menos, treinta minutos aproximadamente. Este momento de siesta es muy necesario después de la intensidad de la mañana, un parar antes de comenzar la rutina de la tarde.

Los tiempos de siesta, son flexibles y se tiene muy en cuenta la postura de la familia, que es quien sabe la rutina que le espera al niño durante la tarde y las horas de sueño que necesita.

Cuando se van despertando, la actividad es libre, pueden dibujar, coser, salir al jardín, trabajar con los puzles, mirar los cuentos de imágenes, modelar, jugar, etc. Depende mucho del niño y de su momento.

A las 15:00 o a las 16:00 llegan las familias a recoger a los niños y así finaliza la jornada en esta escuela.